jueves, 27 de marzo de 2014

5 Semanas Para Cambiar tu Vida


POR QUÉ

Todos sabemos que querer sentirse bien no es suficiente para sentirse bien, y pensar de forma positiva tampoco es fácil y ni funciona. Sentirnos culpables no ayuda, y no es culpa nuestra que no lo hagamos, la razón está en nuestro cerebro y el entrenamiento que ha tenido, no en que haya ningún problema o algo mal en nosotros. Cambiar ese entrenamiento, es decir cambiar el CD es la única técnica que funciona, porque realmente produce cambios permanentes en el cerebro.

En estos momentos se hace más necesario que nunca contar con mecanismos de gestión de nuestra energía en forma de gestión emocional: aumentar las emociones positivas, eliminar las negativas.

Con este curso-taller estarás aprendiendo, a la vez que practicando, técnicas para incrementar tu inteligencia emocional y utilizar todas tus habilidades y capacidades de manera eficiente y efectiva, con la finalidad de ser más feliz a través de la realización de las cosas que necesitas hacer para conseguir tus objetivos. En definitiva de que incrementes tu resiliencia, la capacidad de recuperarte antes y mejor de cualquier problema o revés que te encuentres en tu vida personal y profesional. Esto te permitirá ser mucho más productivo, más eficiente, pero sobre todo más feliz, cambiando también cómo te perciben las personas a tu alrededor. Tener más energía y conocer los mecanismos del estrés es la única cura a la epidemia de ansiedad y depresión que es cada vez más abundante.

QUÉ ENCONTRARÁS

*Coaching de grupo, e individual, a través de los ejercicios individuales con cada participante se trabajarán los temas de los demás.

*20 descargas (al menos) de grupo, liberando cosas como: situaciones traumáticas, miedo, inseguridad, etc.

*Trucos y Técnicas para conseguir tus Objetivos y Proyectos: cambiar de trabajo, crear una empresa, escribir un libro. Cómo empezar y cómo seguir para que se hagan realidad

*4 ejercicios para despertar tu Creatividad y tu Capacidad para resolver problemas.

*1 Ejercicio de Visualización guiada para soltar los límites que queden en tu mente y abrirte a todas tus posibilidades, haciendo aflorar habilidades y capacidades.

*Visualizaciones Efectivas: Requisitos para que realmente funcionen.

*10 Técnicas sencillas para Mejorar cada día tus Capacidades y Bienestar

*1 ejercicio para sentirte mejor en menos de 5 minutos y cambiar la forma en la que tu cerebro te hace sentir.

*6 técnicas para generar más Emociones Positivas.

*Por qué y para qué es necesario que generemos y sintamos más Emociones Positivas

Todo esto por menos de 10 euros (11 dólares) por hora. 



POR QUÉ ONLINE

Porque así puedes evitar innecesarios desplazamientos, costosos en términos de tiempo y dinero, sólo necesitas un ordenador con conexión a internet y unos auriculares con micro. Además se trata de trabajar en un lugar que pueda despertar las emociones y los problemas que quieres liberar, y en un lugar neutro no ocurre de la misma forma.

La estructura del curso en 5 sesiones, una por semana, está diseñada con la finalidad de maximizar los resultados y te permitirán ver y comprobar los beneficios, cambios y mejoras que se refuerzan cada semana con cada nueva sesión, ya que el cerebro necesita de la repetición para asentar los conocimientos y las prácticas como un nuevo programa que sustituya a los anteriores.

QUÉ SENTIRAS CUANDO TERMINES EL CURSO Y DESPUÉS DE CADA SESIÓN

Más paz, más felicidad, más tranquilidad, menos estrés, menos peso, más capacidad de hacer cosas, más relajación, más confianza en ti mismo y en tus capacidades, MÁS VIDA.

CUÁNDO

3 de Mayo 2014, durante cinco sábados a las 8 de la tarde hora española peninsular en sesiones de 1 hora y Media cada una.

Puedes participar desde cualquier país.

Aprovecha el precio de descuento de 70 euros (88 dólares) hasta el 18 de Abril (la fecha de inscripción se considerará la fecha en la que el ingreso es efectivo). A partir de esa fecha el precio será de 100 euros (125 dólares)

Clientes que hayan hecho otros cursos o sesiones conmigo: 60 euros hasta el día 18 de Abril y 70 Euros a partir de esa fecha.

 Se podrá realizar el pago bien por transferencia bancaria o por PayPal. Por favor recuerda que sólo se asegura la plaza si está hecho el pago y que a veces los bancos tardan dos o tres días en hacer efectivo el pago.

No esperes para hacer tu reserva, llama al +34 650258503 o manda un correo a anajamlp@gmail.com. Estas son algunas de las opiniones de anteriores participantes:

Ha sido una experiencia verdaderamente maravillosa. Llevo muchos años practicando meditación y he hecho cursos de lo más variopintos, pero este ha sido especialmente importante para mí. En las cinco semanas que ha durado, he podido experimentar un salto en mi vida interior y en mis relaciones como nunca antes había sentido. Asuntos que llevaban atascados años se han despejado y en mi vida aparecen nuevas e interesantes posibilidades. Me siento más lleno de amor y de paz y eso se refleja fuera. Querría agradecer especialmente a Ana su entrega al curso, así como el tacto y la habilidad con la que guía cualquier ejercicio. Muchas gracias por todo.
Rafael (Málaga)
La verdad que el curso fue realmente maravilloso, empezando por las personas que participaron que han hecho que me sienta muy agusto, ya que salen emociones que a veces nos cuesta exponer, lo han puesto muy fácil. Ana tu dedicación y trabajo creo que nos ha cambiado la vida a todas las personas que hemos tenido la suerte de estar en el curso. GRACIAS.
Maribel (España) 
Ha sido una experiencia muy positiva, de las que te dejan sin palabras :) Muy recomendable tanto si nunca has hecho liberaciones como si ya estás habituado/a a ellas... Ana consigue que el ambiente sea muy acogedor, es una facilitadora excelente. Muchas gracias Ana por todo. Lo recordaré con mucho cariño.
Dori E. (España) 
Siento ahora pila y energía para hacer cosas de la casa y no estar con esas ganas de hacerlo pero sin combustible (energía para ello).
¡¡Siento que si quiero limpiar puedo hacerlo y si quiero ordenar también!!
Los escasos momentos anteriores en mi vida que me sentí con energía para hacer las cosas... ¡todo me parece tan fácil!
Quería compartir con vos estas cosas y la alegría que siento al estar más despejada y con más energía.
En lo físico lo siento como  que estoy más liviana, menos pesada (pero aumente de peso jeje), más ágil, y con la mente mas despejada, como también más ligera  ¡hasta como si viera mejor!” Gabriela Primozic, (Abogada) Argentina 
Llama al +34 650 258 503 o envía ya un correo a anajamlp@gmail.com antes de que te quedes sin la plaza.
Seguro que conoces a alguien que te gustaría que se sintiera tan bien como las personas cuyas opiniones has leído, te agradezco que les reenvíes este correo.

Si quieres leer más testimonios:



Ana Súarez
Certified Executive and Organizational Coach, Columbia University
Human Givens Psychotherapist, Human Given College (UK)
Sedona Method Coach
 
"Haz lo que puedas, con lo que tengas, estés donde estés"
Theodore Roosevelt
 
 
 

martes, 18 de marzo de 2014

Dejémonos de Tonterías: Memorizar Es Importante





En este momento de especial explosión tecnológica, hay muchas personas abogando por un cambio en la educación, lo que si bien no es intrínsecamente malo tampoco tiene por qué ser forzosamente bueno.
Muchas de estas propuestas y comentarios acerca de la necesidad de cambiar el sistema educativo provienen de personas que se mueven en las redes sociales y en el mundo de la tecnología. Abogan por una supresión del sistema actual y por cambiarlo a otro donde se enseñen esas nuevas tecnologías, hablando de las limitaciones del sistema actual. Sin embargo hay varias de esas afirmaciones con las que no estoy de acuerdo y te voy a decir por qué.

Una de las cosas que dicen que es necesaria es que hay que enseñar a los niños a manejar un ordenador y a navegar por internet. ¿Has visto a algún niño a quien haya que enseñarle a navegar por internet o a manejar un ordenador? Yo ni a uno sólo, y eso que tengo amigos con hijos de todas las edades, y sobrinos de varias edades. Los niños aprenden solos viendo cómo los adultos u otros niños lo hacen. ¿Acaso has visto a algún niño que haya tenido que preguntar cómo usar un videojuego? Yo tampoco.  Por otro lado, todos los adultos que conozco han aprendido a usar internet y los ordenadores solos, lo mismo que yo, y posiblemente lo mismo que tú. Por lo que dedicar dinero y tiempo a enseñarles algo que posiblemente ya sepan hacer me parece una forma de desperdiciar los recursos, y además sin ningún tiempo de beneficio.

Lo más sorprendente del anterior argumento es que dicen que los niños que nacen ahora ya saben usar las tecnologías, porque han nacido con ellas: ¿entonces para qué enseñárselo? ¿para que se aburra más? En mi modesta opinión se trata de crear argumentos que hagan parecer que nos preocupamos por la educación cuando en realidad sólo es una pose sin ninguna base.

Otro de los argumentos es que se debería eliminar la memorización de los colegios y las escuelas, porque toda la información está en internet. 

Este argumento es aún más ridículo que el anterior. Imaginaos que en el siglo XXVIII alguien dice: cómo todo lo que sabemos se puede consultar en la Biblioteca Nacional en Madrid, o en la British Library pues que nadie estudie, ni lea, ya que cuando necesite la información puede ir a consultarla. 

Pero la razón de que se estudie y se memorice es precisamente ayudar a desarrollar el pensamiento crítico, a leer varias opiniones y a ver cuál es la que preferimos o se acerca más a nuestra forma de pensar, a incluso, cambiar de opinión. Para que cuando leamos algo, recordemos otra cosa que hemos leído antes y nos formemos una opinión. Eso sin contar con que mucha información que hay en internet no es correcta o es falsa, y la wikipedia no es una fuente de información fiable, una conocida me contó que sus amigos cuando se aburren se meten en la wikipedia y ponen información falsa.

Pero de lo que no se habla es de cómo va a desarrollarse un cerebro que no ejercita la memoria, porque “no sirve”, como tenemos ordenadores. 

Vamos a ver. En el cerebro todo lo que no se ejercita se pierde. Eso quiere decir que si un niño no memoriza (con límites, por supuesto) no va a desarrollar, en una edad en la que el cerebro es especialmente plástico y está en pleno desarrollo, su capacidad de memorizar. Con lo que después cuando intente memorizar en su vida adulta una charla, un discurso, le costará o incluso no será capaz de hacerlo, ya que esa parte de su cerebro está subdesarrollada. Y es cierto que se puede desarrollar más adelante, pero también lo es que requerirá mucho más tiempo y mucho más esfuerzo, con lo que, en esta época en la que se prima lo inmediato sobre lo que lleva un tiempo, supongo que se pondrá un ordenador para que haga la charla por nosotros, en lugar de hacerla nosotros, al fin y al cabo ¡como toda la información la tiene el ordenador, pues que lo haga él!

De hecho, nunca, como hasta ahora, ha habido tantos niños con déficit de atención o hiperactivos, o con los dos problemas a la vez. Y no es nada divertido para ellos verse en esa situación. Los niños tienen un exceso de estímulos, a los que los mayores también nos vemos sometidos, pero como para nuestro cerebro es información relativamente nueva no nos afecta igual, tal que no pueden procesar la información, produciéndose una sobrecarga que hace que el niño se sienta estresado y sobrepasado.

Reconozcámoslo, un conferenciante u orador que lee su discurso no es igual de convincente ni puede comunicar igual que alguien que lo da, aunque de vez en cuando mire sus notas, entre otras cosas porque la atención de la persona, y su energía están dirigidas al papel, no a su audiencia. 

Lo mejor de todo es que cuando ves cómo escriben las personas que abogan por ese cambio en la educación, se ve a las claras que debió leer más y que debió memorizar más, ya que suelen tener una cantidad indecente de faltas de ortografía, lo que por cierto, hace que su mensaje no llegue a la misma cantidad de personas, ya que se tiene que hacer un esfuerzo extra al intentar averiguar qué dice.

Memorizar es necesario, de hecho es como los niños aprenden de forma natural. Los niños cuando aprenden una palabra nueva la repiten y la repiten y la repiten. Eso pasa sin que nadie les diga “tienes que repetir las palabras para acordarte de ellas” y es porque nuestro cerebro sabe de manera innata cómo se aprende mejor, igual que sabe qué hay que hacer para empezar a caminar. 

Todos los sistemas de aprendizaje modernos están basados en la repetición para conseguir la memorización de la información. Y por tanto en la memorización. Una persona sin memoria pero con un ordenador es un ordenador con una persona.






viernes, 7 de marzo de 2014

Inspiración y Superación en un vídeo.







No hay muchas personas a las que admire, pero si hay una que siempre me conmueve cuando lo oigo y ante quien me quito siempre el sombrero es Nick Vujivic. 

Nick es mucho más grande de lo que su estatura puede transmitir, y por eso no me resisto a compartir otro de sus vídeos aquí. 

Nick sufrió bullying o acoso escolar cuando tenía 10 años, y los niños le insultaban por faltarle los brazos y las piernas. ¿Se te ocurre algo más cruel que meterse con un niño así? Creo que a todos los que lo oímos se nos encoje el corazón cuando oímos cómo le insultaban, y cómo con 10 años decidió suicidarse, y afortunadamente para el resto de la humanidad no lo hizo. Porque Nick es de esas personas que cuando no saben cómo lo buscan, y sus conferencias en colegios alrededor del mundo han salvado vidas, posiblemente miles, de adolescentes considerando el suicidio. Y por eso me gusta oírle. Espero que lo disfrutes y que te haga sentir tan bien como a mí y a otros verle y oírle.

De sus numerosos vídeos no todos están en español o con subtítulos disponibles. El siguiente sí. Para activar los subtítulos tienes que pinchar donde el cuadradito del vídeo que pone CC y ahí en el desplegable seleccionar Spanish.

video



Y este otro vídeo te lo recomiendo más aún. Fíjate como nadie habla, y son adolescentes, es un alegato contra el bullying en el que a unos chicos de instituto les dice que en lugar de mirar para otro lado apoyen a quienes están solos y en el que hace un ejercicio precioso con los ellos. Porque él también lo estuvo una vez, y si no hubiera sido por una niña que le dijo que qué bien estaba ese día, una niña que él pensó que iba a meterse con él también, él a lo mejor no lo estaría contando, porque era lo que le faltaba para rendirse.
No te rindas tú tampoco. Puede que estés pasando por un mal momento, y ¿sabes qué? Habrá más malos momentos, pero siempre los puedes superar, puede que parezca difícil, pero si Nick lo hizo, tú también puedes.



  video

viernes, 28 de febrero de 2014

No me hables de enfermedades gracias. Estrategias para evitar que te hablen de ellas.






Puede que seas de los que les gusta que les hablen de enfermedades y les cuenten cuántos puntos le pusieron a tu interlocutor o a su vecino del quinto (que tú ni siquiera conoces), qué se le infectó y cuándo, dónde y cuánta pus tuvo, etc. Si es así no sigas leyendo, esta entrada no te va a gustar. Quedas advertido.

Que conste que no me refiero a saber cómo se encuentra alguien a quien conoces y si ese alguien ha pasado por un parto, por ejemplo, y no fue un parto rápido o fácil, pues es lógico que te digan cómo fue y la verdad es que de partos no me han contado nunca nada tan específico y desagradable como los ejemplos que pongo arriba. 

Una vez incluso me enseñaron una cicatriz de una operación de hacía dos semanas antes de que tuviera tiempo de reaccionar. ¿Te ha pasado eso alguna vez?

A lo que me refiero es a personas que se desviven por darte detalles que a ti no te interesan lo más mínimo, sin que tú muestres interés ni preguntes, entre otras cosas porque no puedes hacer nada por disminuir el número de puntos que le han puesto.

Por eso cuando a mi madre necesitó quimio hace algunos años, mis hermanas y yo lo tuvimos claro, entre nosotras nos apañaríamos para acompañar a mi madre, nada de tías, cuñadas y demás familia, porque a pesar de su buena voluntad siempre están hablando de enfermedades y de lo mal que evolucionaron, etc.

Además le llevábamos un ordenador con películas divertidas que le enchufábamos a mi madre para que se le pasara antes el tiempo. Y conseguíamos nuestro propósito. A pesar de todas las horas que pasábamos allí mi madre ni se enteraba y vio bastantes películas. La otra finalidad era evitar que mi madre se enganchara con alguien que le preguntara qué tenía y le contara qué tenía ella y que su atención estuviera centrada en enfermedades, en lugar de en curarse. Observé con estupor cómo el 90% de la gente que iba no llevaba nada para entretenerse, ni un sudoku, ni una revista, ni un libro. Y les veías mirar cómo les ponían a otras personas vías, tratamientos, etc. con un interés casi morboso.

Una vez mientras colocaba el ordenador y los cascos se me “coló” una señora que empezó a contarnos todas las cosas malas que le habían pasado con su enfermedad, e incluso intentó enseñarnos la cicatriz, cuando nos preguntó que si queríamos verla le dije que no. Yo había estado haciendo una descarga con mi madre para que olvidara la aguja, y lo demás, y vió cómo mi madre se relajaba y empezaba a sonreír así que se acercó a preguntarme. Cuando le dije lo que había hecho me interrumpió y empezó a contarnos sus detalles. Mientras, yo seguía colocando todo, y cuando lo tuve le empecé a meter los auriculares a mi madre en las orejas (aunque ella lo podía hacer) ya que mi madre ya se había enganchado a la conversación. Y puse la película. Subiendo el volumen me volví y le dije que le deseaba una pronta recuperación y que con todo lo que le había pasado ya, probablemente lo peor había quedado atrás, y antes de que me contestara me puse los cascos y me puse a ver la película.



Ayer me pasó algo parecido. Fui al hospital a ver a un familiar. Cuando la acompañante de la persona de la cama de al lado me empezó a preguntar que qué tenía mi familiar, a quien no le habían dicho lo que tenía, le dije que no lo sabían y le estaban haciendo pruebas y les quedaba para largo, fue una estrategia para desviar la conversación. Y no funcionó. 

Entonces empezó a darme todos los detalles de lo que le pasaba a su madre, con toda clase de detalles desagradables incluidos, mientras yo no hacía nada para mostrarle que me interesaba, sino que por el contrario miraba para otro lado, para el suelo, y al final me puse a pensar en mis cosas cuando no funcionó. La vez anterior que me pasó algo parecido se me ocurrió que diría que era hipocondríaca, pero se me olvidó. Todo esto mientras me seguía contando cómo movilizar las flemas estancadas en los pulmones.  La siguiente vez que nos encontramos en el pasillo iba preparada, con mi móvil, con el que aproveché para mandar what’s up a clientes y amigos, e incluso seguir leyendo un libro sobre el funcionamiento del cerebro que compré por internet y tengo en el móvil, y así evité otra conversación.

Es curioso cómo cuando durante las sesiones de Coaching nadie me da muchos detalles sobre temas físicos, suelen pasarlo un poco por encima y suelo ser yo a veces la que pregunta, fundamentalmente por saber si fue traumático y poder liberar el trauma. Porque estas personas suelen estar enfocadas en que han superado algo o están en proceso de recuperación, por lo que no le dan más importancia.

En definitiva, no es positivo para nadie estar hablando de enfermedades y de los detalles desagradables al respecto, que suelen provenir de personas que siempre están buscando información del mismo estilo para compartir contigo, no de un hecho casual o puntual, y suele estar relacionado con una baja autoestima, la persona habla de sus enfermedades para llamar la atención. De hecho en lo que se concentra el cerebro es lo que nos da, y si lo alimentamos con datos sobre enfermedades, sin ser médico o personal sanitario (que lo hacen desde la perspectiva de solucionar el problema) tendremos más tendencia a tener más temas físicos y enfermedades, e incluso empeoraremos los que tenemos. De hecho un estudio con personas que padecen de Síndrome de Intestino Irritable concluyó que prestaban más atención a cualquier síntoma relacionado con su dolencia desde el primer momento que quienes no padecían esa enfermedad. Es decir su atención se concentraba en los síntomas desechando lo demás.

Porque no tiene nada que ver centrarse en lo que va mal con centrarse en qué está mejorando o en cómo se puede mejorar, que es la perspectiva saludable, ya que el primer deber de un enfermo es ayudar al médico poniendo de su parte todo lo que pueda, y con la mejor actitud, no esperar que sea el médico el que “lo arregle todo”, porque estaremos limitando los efectos del tratamiento. Además si tienes en cuenta que un gran número de enfermedades están causadas, directa o indirectamente, por el estrés, se impone tomar cartas en el asunto y no adoptar una actitud pasiva.

Estrategias:

1. Huir de estas personas es la mejor estrategia ya que es muy estresante oír hablar de estos temas que nos llevan a imaginarnos cómo debía ser la herida o cualquier fluido del que te hable la persona, lo que, igual que cuando vemos a alguien en una película sangrando o con una herida abierta, y salvo que seas médico, nos produce un poco de repelús y sube nuestro nivel de estrés, lo que no nos beneficia.

2. Dile que eres hipocondríaco. Salvo que sea alguien de confianza no le digas que no te gusta que te hablen de enfermedades, porque te va a mirar como si vinieras de otra galaxia y además no le va a gustar. Sin embargo si le dices que cuando te cuenta algo de una enfermedad tú empiezas a sentir los síntomas en unos minutos y le pides que no te haga esa faena, posiblemente te haga caso.

3. Puedes intentar cambiar de tema, pero probablemente al mínimo descuido volverán al ataque, así que te recomiendo las dos anteriores. O mejor aún las dos anteriores a la vez, si puedes, le dices que eres hipocondríaco y te vas porque estás empezando a sentir los síntomas.

¿Qué otras estrategias has usado o se te ocurren?


1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18